Un Domingo Perfecto


Un domingo como otro cualquiera. Pero este es diferente, es el primer domingo que hacemos un plan de padres solteros y os preguntareis ¿qué es eso de un plan de padres solteros?
Pues os explico, después de 16 intensos meses de maternidad y paternidad es el primer día que #bayolivia duerme fuera de casa. Se fué  a dormir a casa de los abuelos al pueblo. El motivo no fue otro que mamá y papá han decidido hacer un plan de novios y sin niña, para reconectar como pareja. Porque sí, está muy bien ir con tu bebé a todos los sitios, pero de vez en cuando necesitas compartir un rato con tu pareja sin estar pendiente del bebé.





Nuestro plan fue muy sencillo, espada exprés a Madrid. Cogimos el tren dirección a Chamartín y viajamos tranquilos y relajados. Al llegar, el metro y ya estábamos en el Auditorio Nacional, al cual íbamos a escuchar un concierto de música clásica, aquí Rodrigo es un melómano empedernido y de vez en cuando hay que hacer un plan también para él. Ya habíamos comprado las entradas por Internet y era bastante pronto así que decidimos dar un paseo y desayunar por los alrededores del Auditorio. Nunca pensé que en Madrid me costaría tanto encontrar un bar o cafetería donde desayunar, no lo podía creer...


Pero las esperas suelen llevar a las mejores recompensas y está desde luego lo fue. Terminamos en una coqueta, ecléctica y original cafetería, boulangerie, obrador etc. el Maceta Café, sin duda un lugar encantador, donde desayunaban las familias del barrio y donde a cada cliente que entra se le conoce por su nombre. Desayunamos unos deliciosos cafés y unas espectaculares tostadas con tomate. En mi vida he tomado un pan tan sumamente crujiente, esponjoso y delicioso. Sólo felicitar a sus dueños por un sitio tan genial y decirles que
cada vez que vaya al auditorio me tendrán allí a desayunar o a merendar dependiendo del concierto ¡claro!.

Después acudimos al concierto de ese domingo en el Auditorio Nacional la pieza que escuchamos fue la 8ª sinfonía de Dvorak, que solo puedo decir que fue una ejecución espectacular por parte de la Orquesta Nacional de España, después nos ofrecieron un aperitivo en el hall del auditorio donde se podía conversar con el director y los miembros de la orquesta. Sin duda una experiencia que volveremos a repetir.




Para almorzar decidimos ir a tomar el Brunch a Bendita Locura un coffe situado a mitad de la C/ Príncipe de Vergara. Este Brunch de fin de semana es previa reserva a través de su web o  vía telefónica. Elegimos la opción de 19€, constaba de bebida caliente, bebida fría, yogurt con granola, croissant y huevos benedict, en la opción de cada uno prefiera. Sin duda un acierto con la elección del lugar. Después de un Brunch relajado y de buena conversación, un paseo cogidos de la mano por el barrio de Salamanca. Nos fuimos felices y contentos que haber pasado juntos, un domingo perfecto.





Chocolate Especiado de Navidad

Llega Diciembre y huele a Navidad, he de confesar que este Chocolate Especiado de Navidad es uno de mis pecados preferidos, normalmente siempre que tengo un poco de bajón en invierno, esas tardes de domingo largas y con frío, me lo preparo y me alegra el alma.

Pero sin duda es la bebida estrella de mi casa el día del árbol, jajajaja no el día del árbol de Junio. El día del árbol de Navidad, en mi hogar hay un día donde toda la familia ponemos el árbol y decoramos la casa, ese día hacemos este chocolate, inundamos el salón de cajas y adornos y vamos contando y recordando donde compramos un adorno u otro, a raíz surgen las anécdotas de los viajes y el recuerdo de lugares maravillosos. Cada año que salimos fuera de España intentamos comprar un adorno nuevo para el árbol de navidad y la verdad que ya vamos teniendo nuestra pequeña colección. Desde el año pasado #babyolivia se une a esta tradición y este año puede que hasta sus nonnos vengan a ayudar, lo que esta claro es que la enana nos va a colocar todos los adornos  a gatas y se tomará todos los chocolates que sirvamos.

Ingredientes.-

300 ml de Leche entera
1 rama de Canela
1 pieza de Anís estrellado
1 gr. de jengibre en polvo
1 gr. de nuez moscada
5 ml. de aroma de vainilla
250 ml. de Agua
100 grs. de Chocolate para hacer
Mucho amor, cariño y querer que sea Navidad.


Preparación.-

Ponemos la leche a calentar en un cazo o una cazuela pequeña, le añadimos las especias y llevamos a ebullición. Lo dejamos hervir dos minutos y retiramos del fuego. Con cuidado pasamos la mezcla a una jarra o recipiente que esté frio y que sea de boca estrecha, tapamos con papel film y reservamos hasta que la mezcla esté templada.

En este punto yo os cuento mi manera: suelo preparar la leche especiada el día de antes y cuando se queda templada la meto en la nevera y la dejo reposar hasta el día siguiente.
Ahora hacemos el  chocolate, yo utilizo un chocolate de aquí de la zona que me encanta y está delicioso para hacerlo caliente, pero cualquier marca que venden en los supermercados os servirá, eso sí cuanto mejor es el chocolate mejor será el chocolate caliente. Ponemos a hervir el agua, cuando llegue a ebullición añadimos el chocolate troceado y removemos con unas varillas o un tenedor hasta que esté disuelto. Cuanto tengamos disuelto el chocolate añadimos la leche especiada, llevamos a ebullición unos dos minutos con cuidado de que no se derrame y apagamos el fuego y dejamos reposar 5 minutos.

¡VOILA!, ya tenemos nuestro Chocolate Especiado de Navidad, la casa huele genial y el sabor es delicioso, y ya si fuera está nevando… Feliz Navidad






Muffins de limón y amapola

Desde tiempos inmemorales, bueno no tanto, desde que tengo el libro rosa de la repostería, que para mí, es mi biblia de repostería y la bollería, llevo viendo estos Muffins de limón y semillas de amapola que me tienen robado el sentido. Y nada, el pasado fin de semana me lié la manta a la cabeza y los hornee el domingo para merendar. Nunca pensé que fueran tan fáciles y sencillos de hacer, pero desde luego lo que nunca imaginé es lo maravillosamente deliciosos que están.
Así que son súper fáciles y rápidos, atrévete a cocinarlos. Enciende el horno y ponte manos a la masa.



Ingredientes.-
60 grs. de Mantequilla sin sal
280 grs. de Harina para repostería
10 grs. de Levadura en polvo
200 grs. de Azúcar blanquilla
1 limón
1 huevo
1 tea spoon de extracto de vainilla
250 ml. de leche entera
2 cucharadas soperas de semillas de amapola
1 pizca de sal

Utensilios.-
16-18 Moldes de papel para magdalenas o Muffins (papelillos)
1 Bandeja para hornear Muffins





Preparación.-
¿Lo primero ya lo sabéis o hace falta que os lo diga...? precalentamos el horno a 220ºC. A continuación ponemos a derretir la mantequilla en un cazo a fuego muy suave, cuando esté derretida la reservamos y dejamos atemperar.
En un bol tamizamos los ingredientes secos: el harina, la sal, la levadura y el azúcar y dejamos para usar más adelante. En el cuenco de vuestro robot ponéis el huevo, la mantequilla, la vainilla y la leche, batimos con las varillas hasta conseguir una mezcla espumosa. A continuación añadimos la ralladura del limón y su zumo y volvemos a batir hasta que estén integrados todos los ingredientes.
Ahora incorporamos los ingredientes secos de tres veces, añadimos, batimos, añadimos, batimos y vuelta otra vez más , sólo batimos lo necesario para integrar los ingredientes. Si sobrebatimos la mezcla nos quedaran menos esponjosos nuestros Muffins.
Con ayuda de un dispensador de masa o de una cuchara de helado llenamos los papelillos que previamente habremos colocado en la bandeja hasta las tres cuartas partes. Si llenamos más, al crecer la masa con el calor se nos saldrán del molde.
Espolvoreamos con azúcar la masa y metemos en el horno previamente precalentado a 220ºC con calor arriba y abajo y ventilador y horneamos entre 12 y 15 min o hasta que pinchemos con un palillo y salga limpio.
Sacamos del horno y dejamos enfriar en la bandeja hasta que podamos pasarlos a una rejilla para poder enfriarlos totalmente. Los metemos en un bote hermético y a disfrutar de ellos.












Terrina de Pollo y Ternera.

Muchas veces vi películas y escenas de series donde se servían unos pasteles de carne espectaculares y deliciosos, así como en películas de época donde se veían un sin fin de pasteles fríos espectaculares, que no sabría ni como definir. No se si estarían buenos o eran simplemente de atrezzo. Pero desde luego esa espectacularidad siempre me enamoró. Un día dí con una revista en la que venía un especial de terrinas y cuando lo ví decidí que este seria mi pastel.
Lo he elaborado infinidad de veces, es sencillo, fácil, rico, cómodo y sobre todo te hace quedar bien en la cena de Nochebuena como en un picnic con amigos.

Así que si ya estáis maquinando como yo en que vamos a hacer para Navidad, aquí tenéis un plato que se puede preparar con antelación, es sencillo fácil y está de morirse.

Definición de terrina.-

Una terrina es un cacharro de barro vidriado (terracota, en francés terre cuite) usado en la cocina con los lados verticales y una tapa que ajusta firmemente, de forma rectangular u oval. Las versiones modernas también se fabrican en hierro fundido esmaltado.
Por extensión, el término también alude al alimento preparado y servido en una terrina, principalmente carne de caza o venado, queso de cabeza y patés. Si se prensa y enfría, cortándose en rodajas para servirlo, una terrina se convierte en paté, que Julia Child definió como «un pastel de carne frío de lujo».
Fuente.- Wikipedia

Ingredientes.-

400 grs. de carne picada de pollo
250 grs. de carne picada de ternera
50 grs. de Boletus edulis secos *
300 grs. de bacon ahumado en lonchas  finas
50 grs, de nueces peladas
50 grs. de pistachos pelados
2 huevos
50 ml de leche evaporada
50 ml de coñac
1 trufa negra
Tomillo
Perejil
Sal
Pimienta negra


Ingredientes decoración.-

Brotes de ajo
Pensamientos (comestibles)        

Preparación.-

Si contamos con una carnicería de confianza en la que nos piquen la carne de pollo, tendremos mucho  trabajo adelantado, si no es así, podemos picarla a cuchillo o podemos picarla con un robot  de cocina o un procesador de alimentos.

Lo primero que debemos hacer es poner a hidratar los boletus para que estén tiernos y los podamos picar a mano o con el robot, esta operación a gusto del consumidor. Yo los pico a mano porque me gusta encontrarme los boletus dentro de la terrina. 
El siguiente paso es separar 100 grs. de bacon, picarlo finamente y reservarlo. A continuación vamos a preparar los frutos secos, para ello si los compráis pelados como os indico en los ingredientes o ahorrareis el tedioso proceso de pelarlos, si no los encontráis pelados pues un rato delante de la tele viendo vuestra serie favorita os ayudará a prepararlos. Cuando los tengáis pelados los machacáis groseramente con un mortero y reserváis, yo solo doy unos golpes a las nueces, los pistachos me gusta encontrarmelos enteros.
Este es un plato de preparación de ingredientes, es decir debemos tener todo listo para ahora mezclar los ingredientes.
En un bol ponemos la carne picada de pollo, la picada de ternera, los boletus y los frutos secos y mezclamos bien hasta obtener una mezcla homogénea. Ahora añadimos el resto de ingredientes: los huevos,el bacon, la leche evaporada, el coñac,el tomillo, el perejil, la pimienta negra y la sal. Mezclamos todo con ayuda de una cuchara, aunque os debo confesar que como mejor se hace es con las manos bien limpias. Ya tenemos la mezcla, ahora el ultimo ingrediente: la trufa negra. Este ingrediente no lo tenemos preparado porque perdería aroma. Lo rallamos encima de la mezcla, mezclamos y tapamos el bol con un film y metemos en la nevera para dejarlo reposar media hora y que adquiera todos los sabores y olores de los ingredientes.
Pasado el tiempo de reposo forramos un molde rectangular con el bacon que nos sobró, unos 200 grs. y metemos la mezcla de carnes y cerramos con el bacon.
Hornemos al baño maría a 180ºC con calor arriba y abajo y ventilador durante aproximadamente 1 hora.
Pasado este tiempo dejamos enfriar la terrina dentro del molde y servimos en lonchas o rodajas.

Este plato lo decoré y serví en una cena especial que tuve en casa, para ello recurrí a una de las empresa colaboradoras de este blog que es Santa Teresa Gourmet. Empresa centenaria de Ávila que ha sabido modernizarse e innovar con los tiempos, no dejeis de visitar su shop online o de visitar sus centros gastronómicos en Ávila y Madrid. Tienen unos productos de morirse, naturales y deliciosos. De guarnición utilice un Huevo hilado trufado, la mezcla del dulce con el salado y el aroma a trufa encandilo a mis invitados y llevo a esta humilde terrina a otra dimensión. Los brotes de Ajo y las flores comestibles las adquirí en Makro un día que visite Madrid.

Es un plato que se puede comer caliente, templado o frío. Ideal para meriendas de verano en el campo o de entrante en una cena elegante, es un plato rústico y sabroso que hará las delicias de tus invitados.



                                  


* Los boletus edulis se pueden sustituir por 150 grs de champiñones frescos picados finos a cuchillo o picados en crudo con ayuda de un robot de cocina.

Judiones con Almejas a mi estilo

El tema de las legumbres cada vez es más delicado, hay corrientes y opiniones para todos los gustos. Hay maneras de cocinar las legumbres como cocineros y cocineras. Cada ama de casa, cada abuela, tía, primo, tío cocinero, chef y estrellas Michelín… cada uno cocina las legumbres a su manera y estilo. Para hacer esta receta he consultado fuentes varias, tres libros de cocina, el libro gordo de petete de mi madre, páginas de internet, consultas con las cocinillas experimentadas de mi familia y al final hice lo que me dió la gana.
Me dejé guiar por mi instinto, mi experiencia y mi paladar y me salió una receta de las de mojar pan y quitarse el sombrero. Mira que a mí no me gustaban los judiones pero con esta receta me he vuelto a enamorar. Así que vamos, manos a la obra, poneros el delantal y disfrutad de este cacho de plato para estos días fríos que tenemos.




Ingredientes 8 pers.-
1.100 k de Judiones
800 grs. de Almejas de Reloj
1 Zanahoria
1 Puerro
1 Pimiento verde pequeño
250 grs. huesos de Rape 
5 grs. de Pimentón dulce
4 dientes de Ajo
2 Cebollas medianas o pequeñas
4 hojas de Laurel
4 l. de Agua
1 manojo de Perejil fresco
1 cucharada sopera de Harina de trigo (todo uso)
½ vaso de Vino blanco
½ vaso de Vino tinto
Aceite de Oliva Virgen Extra
Sal gorda marina
Sal fina

Preparación.-
Ponemos en remojo los Judiones la noche anterior en un bol amplio, con abundante agua, un puñado de sal gorda marina y dos hojas de laurel.  Dejamos remojar mínimo 12 horas.
Las almejas las ponemos en otro bol con agua abundante y sal. Este proceso es para que no se mueran y vayan soltando la tierra que puedan tener, si las compráis el día de antes metedlas en la nevera, se conservarán mejor.
Picamos en brunoise una de las dos cebollas, lo más fina y pequeñita que podáis y hacéis lo mismo con el resto de verduras (puerro, zanahoria, y pimiento). Reserváis todas las verduras y procederemos a hacer el sofrito.
Utilizaremos una cazuela grande y de fondo grueso, cubrimos el fondo con Aceite de Oliva Virgen Extra y ponemos a calentara fuego medio. Cuando el aceite está en su temperatura óptima, añadimos la cebolla para que se vaya pochando. Mientras la cebolla está en la cazuela preparamos ajos. Cogemos dos dientes de ajo, los lavamos y sin pelar  los chafamos con ayuda de un cuchillo de hoja ancha. Añadimos los ajos a la cazuela con la cebolla y a continuación añadimos las verduras que habíamos cortado previamente.
Pasados unos diez minutos tendremos las verduras bien pochadas, incorporamos dos hojas de laurel y el pimentón, removemos bien y tendremos cuidado de que no se queme el pimentón. A continuación incorporamos el vino tinto y subimos el fuego para que evapore el alcohol.
Lavamos bien los huesos de Rape y los metemos en una bolsa para cocer legumbres y los incorporamos a la cazuela cuando haya evaporado el alcohol. Añadimos dos o tres ramas de perejil enteras al conjunto y ya tenemos preparada la base de nuestros judiones. En este momento añadimos los judiones que previamente hemos colado y enjuagado del agua en la que los habíamos remojado. Damos una vueltas con una cuchara de madera ycon cuidado de no romper ninguno y añadimos tres litros y medio  de agua fría, ponemos el fuego al máximo y esperamos a que rompa a hervir. 
Y ahora viene lo divertido: HAY QUE ASUSTAR A LAS JUDIAS o en este caso a los judiones, si si, como lo oís, hay que asustarles. Eso es un dicho de mi abuela, y de mi madre, asustar a las judías consiste en que cuando cuezan, ponerlas un buen chorro de agua fría y cortarlas la cocción, y así tres veces, una vez asustadas os aseguro que después de cocerlas quedarán tiernísimas y deliciosas. Una vez asustadas las dejamos cocer a fuego fuerte uno o dos minutos y bajamos a fuego suave muy suave para que no se rompan los judiones y se despellejen. Dejamos cocer a fuego muy lento durante dos horas y las movemos lo menos posible para que no se rompan.

Un consejo, si las hacéis el día anterior y las dejáis reposar toda la noche, mi abuelo decía que sabían mejor.

Ahora ya vamos con las almejas. Lo primero las sacamos de la nevera y las enjuagamos bien para que no se quede nada de sal, ni tierra pegadas a ellas. 
En una sartén ponemos aceite de oliva y calentamos a fuego medio, cortamos la otra cebolla y los ajos en brunoise en trocitos finos y pequeñitos y los ponemos a pochar en la sartén con cuidad de que el ajo no se queme. Cuando la cebolla este transparente añadimos las almejas, salpimentamos, subimos el fuego y tapamos. Cocinamos un minuto y levantamos la tapa y añadimos el vino blanco y el perejil picado finamente. Cocinamos hasta que las almejas estén abiertas y según se vayan abriendo las añadimos a la cazuela de las judías. Cuando todas las almejas estén abiertas dejamos la salsa en la sartén, añadimos el harina, removemos bien para que se quite el sabor a crudo y los grumos y cuando esté bien lisa la salsa la añadimos a los judiones, probamos y rectificamos de sal si fuera necesario. Llevamos a ebullición el conjunto y dejamos cocer 3 min. Retiramos y servimos caliente.