Muffins de limón y amapola

Desde tiempos inmemorales, bueno no tanto, desde que tengo el libro rosa de la repostería, que para mí, es mi biblia de repostería y la bollería, llevo viendo estos Muffins de limón y semillas de amapola que me tienen robado el sentido. Y nada, el pasado fin de semana me lié la manta a la cabeza y los hornee el domingo para merendar. Nunca pensé que fueran tan fáciles y sencillos de hacer, pero desde luego lo que nunca imaginé es lo maravillosamente deliciosos que están.
Así que son súper fáciles y rápidos, atrévete a cocinarlos. Enciende el horno y ponte manos a la masa.



Ingredientes.-
60 grs. de Mantequilla sin sal
280 grs. de Harina para repostería
10 grs. de Levadura en polvo
200 grs. de Azúcar blanquilla
1 limón
1 huevo
1 tea spoon de extracto de vainilla
250 ml. de leche entera
2 cucharadas soperas de semillas de amapola
1 pizca de sal

Utensilios.-
16-18 Moldes de papel para magdalenas o Muffins (papelillos)
1 Bandeja para hornear Muffins





Preparación.-
¿Lo primero ya lo sabéis o hace falta que os lo diga...? precalentamos el horno a 220ºC. A continuación ponemos a derretir la mantequilla en un cazo a fuego muy suave, cuando esté derretida la reservamos y dejamos atemperar.
En un bol tamizamos los ingredientes secos: el harina, la sal, la levadura y el azúcar y dejamos para usar más adelante. En el cuenco de vuestro robot ponéis el huevo, la mantequilla, la vainilla y la leche, batimos con las varillas hasta conseguir una mezcla espumosa. A continuación añadimos la ralladura del limón y su zumo y volvemos a batir hasta que estén integrados todos los ingredientes.
Ahora incorporamos los ingredientes secos de tres veces, añadimos, batimos, añadimos, batimos y vuelta otra vez más , sólo batimos lo necesario para integrar los ingredientes. Si sobrebatimos la mezcla nos quedaran menos esponjosos nuestros Muffins.
Con ayuda de un dispensador de masa o de una cuchara de helado llenamos los papelillos que previamente habremos colocado en la bandeja hasta las tres cuartas partes. Si llenamos más, al crecer la masa con el calor se nos saldrán del molde.
Espolvoreamos con azúcar la masa y metemos en el horno previamente precalentado a 220ºC con calor arriba y abajo y ventilador y horneamos entre 12 y 15 min o hasta que pinchemos con un palillo y salga limpio.
Sacamos del horno y dejamos enfriar en la bandeja hasta que podamos pasarlos a una rejilla para poder enfriarlos totalmente. Los metemos en un bote hermético y a disfrutar de ellos.












0 comentarios: