Spaguetti Carbonara

Buenas Noches:


Hoy publicamos a la vez en el blog y en Instagram y nada más y nada menos lo hacemos porque hoy es 6 de Abril y se celebra el #carbonaraday  y la #carbonaraparty o el día de la salsa Carbonara.  Es muy probable que sea una de las pastas que más me gustan. ¿Por qué no la tenía en el blog todavía? Pues es sencillo, es tan fácil y sencilla y está tan buena que la verdad sea dicha nunca me acordaba de preparar una foto para poneros la receta.

Hoy me ha costado un esfuerzo sobre humano no comerme la pasta y  hacer la foto, pero os la debía.

Yo hasta hace unos años (antes de empezar con el blog) pensaba que la carbonara se hacía con Nata y cebolla… madre mía que golpe nos hemos pegado, no tengo ni idea de donde salió esta idea tan peregrina pero tela marinera, nada más alejado de la receta real.




Hay muchas leyendas sobre el origen de este plato de pasta, porque realmente no es una salsa, es una receta de pasta. Que si se hacía en lo Apeninos, que si llevaba tanta pimienta que recordaba al carbón, que si salió de las “raciones K”, que si la inventó un cocinero romano y le añadió el bacon de los soldados en la II Guerra Mundial… son tantas las leyendas que cada uno puede escoger la que más le guste.

Para mí la mejor Carbonara la tomé en la Trattoria da Sergio cerca del Campo di Fiori en Roma (pincha aquí para descubrir dónde comer en Roma).

Ahora ya os voy a dejar con la receta. La he elaborado con pasta Garofalo Bio, realizada en moldes de bronce con sémola de trigo ecológica.



Ingredientes.-

200 grs. de Spaguetti Garofalo Bio Nº9

2 huevos

Pimienta Negra

100 grs. de Guanciale, Panceta o Bacon

Queso Pecorino o Parmesano.

 


Preparación.-

En una sartén de fondo grueso ponemos a saltear la panceta o el bacon, ya si conseguimos Guanciale nos coronamos. Lo salteamos hasta que esté fritito a nuestro gusto, más dorado o menos dorado.

En una olla alta ponemos agua abundante y llevamos a ebullición. Salamos el agua y cuando rompa a hervir incorporamos la pasta. Cocinamos hasta que la pasta esté al punto deseado, más al dente o un poco más pasada, en este caso el envase de la pasta ponía que 10 min. y la cociné 12. Para mi estaba al dente y perfecta. Lo dicho cada uno a su gusto.

Mientras la pasta se cocina batimos un huevo y le añadimos el queso deseado más o menos según nuestro gusto. Un truco, si se te queda un poco espeso añade una cucharada de agua de la cocción de la pasta. 




Colamos la pasta y la añadimos a la sartén, mezclamos con el bacon  y rápidamente mezclamos el huevo con el queso, servimos y coronamos con Pimienta negra al gusto.

En esta receta los ingredientes son difíciles de calcular ya que depende de los gustos de quien cocina y de quien lo come.

Sólo deciros que disfrutéis de un plato de pasta deliciosa y maravillosa llena de historia y de sabor. Como el plato donde os hemos presentado esta foto que le perteneció a mi bisabuela y que he podido recuperar para las fotos, os aseguro que debe de tener más de 100 años, así le añadimos un poco más de historia a este plato.




No hay comentarios