6 Destinos para Navidad

Está claro que este año con el lío que tenemos montado con el dichoso Coronavirus, lo de viajar libremente e improvisar es una utopía, lo de hacer planes y saber dónde vas a cenar, otra. Y ni siquiera sabemos si veremos a nuestras familias o cenaremos solos... en fin que esto es estar en una incertidumbre total día tras día, más les vale a los que mandan que se pongan las pilas y dejen de ver quién la tiene más ... me entendéis, que el poder les gusta a todos y todos quieren mandar, pero la gente de a pie estamos hartos, hartos y más hartos que a estas alturas y con el mes de diciembre comenzado no sepamos qué vamos a hacer en Nochebuena porque todos quieren imponer su criterio.

En fin que aquí no venimos a soltar nuestras ideas ni nada, aquí os vengo yo a contar qué lugares me encantaría visitar en Navidad, de esos que te hacen soñar con Navidades blancas y adornos espectaculares. Aquí os dejo mis seis preferidos.

París.-

París, París París, recuerdo mi viaje a París como uno de los mejores viajes de mi vida. Fue mi regalo de primer aniversario de novios que me hizo Rodrigo, fuimos en el puente de Diciembre y descubrí la ciudad de mis sueños. Toda mi vida soñé con ir a París y allí estaba en Navidad. La ciudad es espectacular, las luces, los campos Elíseos iluminados, visitar las famosas Galeries Lafayette y su imponente árbol de Navidad, en fin… todo me encantó. Sé que volveré a Paris en Navidad a enseñarle a Olivia la ciudad donde papá y mamá hicieron su primer gran viaje y a comprar un adorno de Navidad en el mercadillo que hay cerca de Notre Dame, porque en París empezó nuestra tradición de comprar un adorno para el árbol de Navidad en cada viaje.

 

Estrasburgo.-

Cuando estuve en Bruselas hace unos años por trabajo, con las personas que viajábamos acordamos hacer ese mismo viaje a Estrasburgo y conocer esa mágica ciudad, han pasado los años y muchas de aquellas personas no tenemos relación o no nos vemos con la misma asiduidad, son cosas que se dicen en el calor del viaje, pero a mi se me quedó la idea de conocer esta ciudad y cuanto  más  indago más me gusta y cuanto más la veo en Navidad más quiero ir. La ciudad se engalana para la época más especial que se celebra, la Navidad. En la ciudad hay 12 mercadillos Navideños. Cada uno ubicado para poder visitarlos a pie todos. Podemos visitar los canales y el barrio de Petit France , que está excelentemente conservado. No olvidéis ver su espectacular catedral gótica y de pasear y empaparos de esta ciudad.

 


Colmar.-

Debido a mi búsqueda de fotos y de información de la Alsacia y de Estrasburgo en Navidad, descubrí esta espectacular y coqueta población. situada a unos 50km de Estrasburgo bien merece una excursión e incluso una o dos noches si vas en ruta por la comarca. Eso sí, prepárate para las aglomeraciones en navidad porque igual de bonito que es,la proporción de gente es increíble, si no te gustan las aglomeraciones este lugar debes verlo en horarios menos populares.



Óbidos.-

Enamorada de este pueblo el centro de Portugal. Lo visité este verano en mis vacaciones estivales , vine totalmente enamorada de sus calles, de su ambiente y sus gentes. En Navidad se convierte en la ciudad de la Navidad, con atracciones para niños y mayores, decoraciones y un ambiente mágico. Visitar Vila Natal suele tener un coste de entre 8€ adultos y 5€ niños. Sin duda un lugar donde volveré en Navidad



Bruselas.-

Bruselas es una de esas ciudades que te enamora o la odias. Yo me enamoré  de ella y quiero volver, volver a pasear por sus calles en Navidad, por sus plazas, entrar a Pierre Marcolini en le Sablon a comprar sus exquisitos bombones, a comprar marrón  glacé, comerme un gofre en los alrededores de la Grand Place y a beber cerveza en la Delirums. 

Le podemos sumar su gran mercado Navideño que ocupa alrededor de 130 calles del centro y los espectáculos en la Gran Place son increíbles. Sin duda uno de esos destinos geniales que me encantaría visitar otra vez.



Praga.-

 En Febrero de este año visité  la capital checa, me enamoré de sus torres, de sus calles, sus adoquines traqueteantes, su cerveza y su potente gastronomía. Me gustaría poder ir en diciembre,pasear por sus calles adornadas de luces, comer un trolo mientras paseas, calentarte con un vino especiado mientras visitas el mercado de Havelska y pararme a comprar juguetes en la juguetería de la misma calle. Escuchar un concierto en Clementinum y comprar cristales de bohemia en la plaza vieja. Ver el espectáculo del Reloj Astronómico “el reloj de los muñequitos” como dice Olivia. En fin,qué ganas de visitar esta mágica ciudad en Navidad y ver sus mercados navideños y todo lo que esta  hermosa ciudad puede ofrecer.








0 comentarios:

Publicar un comentario